Cómo convertirte en profesional del Poker sin perder dinero

El jugador paciente

A lo largo de la historia, han corrido ríos de tinta sobre los aspectos psicológicos con los que debe contar un buen jugador de poker. Por encima de todo, una característica se destaca entre los apostantes profesionales: el jugador de poker experto es, ante todo, una persona paciente. Esto significa que un jugador con paciencia nunca perderá los nervios sobre la mesa e irá a manos improductivas que a largo plazo tan sólo producirán pérdidas, porque en el Texas Hold ‘Em, una mala mano puede expulsarnos del ritmo de la partida de forma permanente, condenándonos al fracaso.

¿Cómo se aplica esto a la mesa de juego, una vez nos toca jugar las cartas? La paciencia para un jugador novato se convierte en fortaleza cuando somos capaces de rechazar una mano arriesgada para gastar el dinero de nuestras apuestas en aquellas manos que verdaderamente merezcan la pena. En todas las mesas de poker siempre se verá a jugadores novatos e inocentes que no son capaces de abandonar una mano que no lleva a ninguna parte. Se trata de un craso error que, si no se remedia inmediatamente, producirá grandes pérdidas en nuestro bankroll.

Si no somos conscientes de qué manos debemos jugar o no, es esencial que límites nuestro juego a la práctica online y contemos con información siempre a mano durante el desarrollo de las partidas. Con una búsqueda en internet podemos encontrar diversos gráficos y esquemas que nos dicen con exactitud cuál es la acción más adecuada en base a nuestra mano inicial. Una vez hayamos ido a la mano adecuada, es importante también saber cuándo retirarse a pesar de haber apostado. Si tras ver el flop las cartas son absolutamente dispares respecto a lo que esperamos de nuestra mano inicial, es mejor retirarse.

Ocurre lo mismo con la idea de ir a grandes apuestas con manos que, a pesar de ser muy buenas, cuentan con cierto riesgo pre-flop. No debemos jugar la mitad de nuestro stack de golpe por mucho que hayamos esperado durante infinitas rondas a tener la mano adecuada. De la misma manera, es común que jugadores con manos fuertes pasen de forma frecuente durante las rondas y realicen una gran apuesta en el river para disuadir a los contrarios. No siempre se trata de un farol, sino que en muchas ocasiones podrá ser una estrategia para acabar con nuestro stack en tan sólo un movimiento. Es por eso que el jugador profesional siempre es ahorrador, paciente y juega sus manos con criterio, dejando el mínimo espacio posible al azar.